Mindfulness

La fatiga en los pacientes oncológicos

·

La fatiga crónica es una de las secuelas más habituales en los enfermos o supervivientes de cáncer1. Según el National Comprehensive Cancer Network (NCCN) se define como “una sensación angustiosa, persistente y subjetiva de cansancio físico, emocional y / o cognitivo, relacionado con el cáncer o el tratamiento del cáncer, que no es proporcional a la actividad reciente e interfiere con el funcionamiento habitual”2. La fatiga puede aparecer súbitamente, y no tiene relación con la actividad que realizas o el ejercicio físico y generalmente no se alivia con el descanso.

Los síntomas más habituales de la fatiga son:

  • Sensación de cansancio permanente.
  • Necesidad de dormir más.
  • Dificultad en realizar sus actividades de la vida diaria.
  • Dificultad para concentrarse, pensar o incluso hablar.
  • Cambios en el estado de ánimo.

El riesgo de padecer fatiga es mucho mayor en pacientes tratados con cirugía, quimioterapia y radioterapia, y si a estos tres tratamientos le añadimos la terapia hormonal el riesgo aumenta1. Pero hay otros factores que influyen que sí podemos modificar, entre ellos está la inactividad o los estados de ánimo depresivos3.

Recuerda que los estados de ánimo depresivos y una mala alimentación pueden ser causa o empeorar la fatiga, te recomiendo que leas nuestros artículos sobre las recomendaciones en alimentación y las pautas recomendadas por Ana González, especialista en psicooncología, para mejorar tu estado de ánimo.

Sabemos que la actividad física reduce la fatiga y juega un papel importante a nivel emocional. Durante el tratamiento oncológico hacer actividades como yoga, meditación o ejercicios de relajación puede ayudarte también a mejorar tu estado general y reducir la fatiga. Una vez haya pasado la cirugía o la quimioterapia debes empezar cuanto antes con la actividad física regular.

Aquí tienes tres modalidades de ejercicio que debes incluir:

  • Entrenamiento aeróbico. Busca la actividad que más te guste o que se adapte mejor a tu estilo de vida. Caminar, nadar o montar en bicicleta son algunos ejemplos de lo que podrías hacer.
  • Entrenamiento de fuerza, esto lo podrás hacer con tu propio peso corporal, con pesas o gomas elásticas.
  • Ejercicios de movilidad y elasticidad que te mantengan ágil y con libertad de movimiento.

Recuerda que, a medida que vayas realizando más actividad, la sensación de fatiga irá disminuyendo, pero no tengas prisa, comienza de una forma progresiva. Lo ideal es hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico entre 3 y 5 veces a la semana, pero puedes empezar con 10 minutos en varios momentos del día y progresar sin prisa hasta tu objetivo.

En el caso del entrenamiento de fuerza, debes hacer dos sesiones semanales, si no estás familiarizado con este tipo de ejercicio busca la ayuda de un profesional de la actividad física o un fisioterapeuta, ellos harán una buena programación del entrenamiento y te enseñarán a realizar los ejercicios con carga de una manera segura y eficaz. Puedes realizar el entrenamiento de fuerza después del entrenamiento de resistencia o en días diferentes, teniendo en cuenta que tiene que pasar al menos un día para volver a realizar ejercicio de fuerza, si tienes tratamiento hormonal es probable que necesites descansar dos días entre sesiones de fuerza.

Recuerda, se constante y escucha a tu cuerpo para saber hasta donde puedes llegar cada día, en pocas semanas empezarás a encontrarte mejor y eso te ayudará a seguir mejorando a través del ejercicio físico.

Bibliografía:

1.  Risk factors, prevalence, and course of severe fatigue after breast cancer treatment: a meta-analysis . Abrahams, H.J.G. et al. Issue 6, 965 – 974, s.l. : Annals of Oncology, Vol. 27.

2. NCCN Practice Guidelines for Cancer-Related Fatigue. Mock V., Atkinson A., Barsevick A. 14: 151-161, s.l. : Oncology (Williston Park). , 2000.

3. Physical activity and fatigue in breast cancer survivors: a panel model examining the role of self-efficacy and depression. Phillips SM, McAuley E . 22:773–81, s.l. : Cancer Epidemiol Biomarkers Prev , 2013.