Claves para mejorar tu estado de ánimo durante y después del tratamiento oncológico

·

Durante el proceso del tratamiento o incluso después del mismo con frecuencia muchas personas pueden sentirse bajas de ánimo o con algunos signos depresivos. Pueden aparecer pensamientos negativos, sentirse triste o sin ganas. En un primer momento, es importante darse cuenta de las emociones que aparecen, aceptarlas y ver qué puedes hacer para sentirte mejor.

Algunas pautas que pueden ayudarte para conectar con lo que sientes pueden ser:

  • Hablar con una amiga/o cercano o familiar y contarle cómo te sientes. Compartir con otra persona que pueda entenderte y escucharte, puede servirte para expresar como te sientes y liberar esa emoción.
  • Escribir lo que sientes. Cuando escribas intenta hacerlo sin pensar si está bien escrito o no, si tiene faltas de ortografía o si no tiene sentido. Busca un espacio en el que puedas estar tranquilo y escribe tan solo lo que estés pensando o sintiendo. Escribir puede ayudarte a liberar lo que sientes y a ser consciente de que es aquello que te preocupa o te hace sentir triste.
  • Llorar. Una manera de manifestar la tristeza es a través del llanto. Llorar nos permite conectar con lo que estamos sintiendo y permite liberar esa tensión que podemos sentir. Después podemos sentir que estamos más tranquilas y ver las cosas desde otra perspectiva. Si ves que lloras frecuentemente y que te cuesta desconectar del pensamiento negativo, consulta con un psicólogo especialista, quizá necesites ayuda profesional.

Una vez hayas conectado con tus emociones, sepas que te sucede y hayas podido expresarlo, puede que necesites desconectar y recargarte de energía. Buscar espacios de ocio puede ayudarte a desconectar. Piensa en qué cosas te gustan y te relajan.

En ocasiones cuando estamos muy tristes y apáticos nos cuesta encontrar qué nos gusta o nos apetece hacer. Algunas ideas que pueden servirte: dar un paseo lento, escuchar música que te relaje, darte un baño o ducha relajante, pintar mandalas, ver una película que te guste, etc.

También hay cosas que puedes hacer para prevenir un estado de ánimo bajo:

  • Practicar tu deporte favorito o hacer una actividad física que no te resulte desagradable, como caminar. Está comprobado que hacer ejercicio ayuda a liberar endorfinas, regular el estado emocional y mejorar el sueño.
  • Tener un espacio para ti para poder hacer aquello que te divierta al menos dos veces por semana. (ej: bailar, quedar con tus amigas, hacer sudokus…)
  • Y sobretodo disminuir las exigencias contigo misma (cambia los “tengo que…” por “quiero o elijo…”) y atender tus necesidades.

Si ves que el estado de ánimo bajo se mantiene con el tiempo y no puedes encontrar momentos de calma, consulta con un psico-oncólogo.

Bibliografía:

  • Chacón-Borrego, F. & Corral Pernía, Juan & Castañeda-Vázquez, Carolina. (2017). Relación entre actividad física, estados de ánimo y género en personas adultas. European Journal and Health Research. 3. 163-171. 10.1989/ejhr.v3i3.73.
  • Evidencia científica sobre la eficacia de la asistencia psicológica a pacientes de cáncer (2018). En la atención psicológica al paciente de cáncer en España. Evidencia científica, documentación sanitaria y visión de los facultativos sobre la asistencia psicológica a los pacientes de cáncer.Instituto Max Weber. Fundación Mylan para la Salud.
  • Cruzado, J.A. (2013). Terapias cognitivo-conductuales. En Manual de Psicooncología. Tratamientos psicológicos en pacientes con cáncer. J.A. Cruzado (Coord.) Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Barraca, J. (2010). Tratamiento de activación conductual para la depresión. Descripción, técnicas y aplicación. Colegio de psicólogos de Castilla y León. Prolepsis.
  • https://www.cancer.org/es/tratamiento/tratamientos-y-efectos-secundarios/efectossecundarios-emocionales/ansiedad-miedo-depresion.html