Mejorando la autoestima

·

El tratamiento puede ocasionar cambios físicos que afecten a tu imagen corporal y autoestima. Aquí tendrás algunas pautas para ayudarte a mejorar tu autoestima.

Debido a algunos tratamientos, como pueden ser la cirugía, la quimioterapia u otros, pueden darse diferentes cambios físicos, como la caída del pelo, cambios de imagen en las zonas afectadas por la cirugía o limitaciones físicas que pueden afectar tu autoestima y condicionarte.

Se trata de un proceso de adaptación a una nueva imagen de ti misma, que añadida a los tratamientos, enfermedad, se suman y hace que no sea sencillo.

Puede servirte buscar las opciones posibles, según tu caso, para que te ayuden a verte mejor. Ante la caída del cabello, hay personas que prefieren utilizar protésicos capilares similares al cabello que antes tenían. Otras personas prefieren usar pañuelos o gorros. Existen entidades que realizan talleres educativos sobre cómo colocarte un pañuelo o sobre cómo maquillarte.

En cuánto a los cambios por la cirugía, hay opciones como la reconstrucción mamaria, tatuaje del pezón. Y mientras no es posible, existen diseños específicos de ropa interior o de ropa de baño para mujeres mastectomizadas.

Sin embargo, aún así se dan cambios en tu imagen de los que no estás acostumbrada, que pueden hacer que te veas diferente, que incluso no te reconozcas y que quizás no aceptes en un primer momento. En estos casos, trata de observarte. Rehuir tu imagen, no mirándote al espejo, acentuará a la larga que no te aceptes. Prueba a mirarte por pequeños momentos (por ej. 5 minutos) aumentando día a día el tiempo. Aprovecha mientras te bañas o te pones crema para mirar aquellos aspectos que han cambiado. A medida que sientas que puedes verte con tranquilidad, deja que otras personas cercanas (tu pareja, hermana…) pueda verte, para ayudarte a normalizar esa nueva imagen.

Otro ejercicio que puede ayudarte para mejorar tu autoestima es resaltar tus cualidades positivas. Piensa en cualidades tuyas, al menos tres, que te gusten de ti y repítelas en voz alta. Después haz lo mismo mientras te miras al espejo. Si quieres puedes pedirle a otra persona de confianza que te diga que le gusta de ti. Anótalas y tenlas a mano, para poder leerlas cuando quieras.

Es importante recordar quién eres más allá de la enfermedad, tus puntos fuertes, lo que te importa, lo que te gusta, con lo que disfrutas, tus prioridades… cuánto más conectes con ello, más fuerte será tu autoestima. Dedícate tiempo a ti misma, a lo que quieres y necesitas. Un buen ejercicio de autoestima es el autoconocimiento. Te animo a que lo pruebes para reencontrarte contigo misma. Si aún así te sientes muy decaída, pide ayuda a un profesional especializado, tal como es un psicooncólogo.

Bibliografía:

– M. Die Trill (2003): Psico-oncología. Ades Ediciones. – Asociación Española Contra el Cáncer. Cómo prepararse. https://www.aecc.es/es/todo-

sobre-cancer/viviendo-con-cancer/como-prepararse

– Fundación Stanpa. https://www.fundacionstanpa.com/ponte-guapa-te-sentiras-mejor/ – Sebastián, J y otros (2007): Imagen corporal y autoestima en mujeres con cáncer de mama participantes en un programa de intervención psicosocial. Clínica y Salud vol.18 no.2 Madrid jul./sep. 2007 – Fernández, Isabel: Alteraciones psicológicas asociadas a los cambios en la apariencia física en pacientes oncológicos. En: Cruzado, J.A.: Revista interdisciplinar psicooncología. Volumen 1, Número 2-3, Madrid, 2004; 169-80.